¿Por qué hacer ejercicio en edad avanzada?

Que el tiempo y la edad pasan para todos está más que claro, lo que cada uno tiene que decidir es cómo quiere que le afecte física y psicológicamente. Jose María es el mejor ejemplo de por qué se puede y se debe entrenar en edad avanzada.

En Life es considerado el “pater” de todos. Tiene 72 años y vino a “su casa” para continuar haciendo ejercicio físico, ya que durante toda su vida era algo habitual en él. En el último año y medio se había hecho algo más sedentario y había cogido peso, con lo que su bienestar había disminuido.

Lleva desde el principio con nosotros, hace ya casi dos años. Su rutina combina las sesiones de electroestimulación con las de sala.

Ha perdido 7 de grasa y ha ganado 2 de músculo. ¡Un rendimiento buenísimo!. Tania lleva el seguimiento de sus valores nutricionales y cada mes y medio se hace revisiones.

Jose María se siente mucho mejor consigo mismo, ha mejorado su agilidad, su potencia y, lo más importante, sus ganas de comerse el mundo. “Allí me siento como en casa. Cada miembro de la familia Life es excepcional”, nos cuenta.

En el portal www.fisiologiadelejercicio.com explican que (obviamente) el avance de la edad se asocia a un descenso fisiológico tanto de la masa muscular, como de la fuerza y la potencia muscular. Esta situación se puede contrarrestar con programas estructurados de ejercicios para personas en edad avanzada, ya que se ha demostrado que el tejido muscular de estas personas se adapta a los estímulos que recibe de forma razonablemente eficaz.

En este portal especializado subrayan la idea del entrenamiento de potencia muscular y/o fuerza de alta intensidad en personas mayores para mejora de su capacidad funcional y calidad de vida.

Como bien señala JL Chicharro, recientemente se han publicado los resultados de un meta-análisis (Raymond y col, 2013; Arch Phys Med Rehabil 6- marzo) en el que se examinaron los efectos de distintas modalidades de entrenamiento de fuerza en personas de edad avanzada, es decir, mayor de 65 años.

Los resultados mostraron que el entrenamiento de alta intensidad aumentó la fuerza de los miembros inferiores en mayor cuantía que los entrenamientos de baja y moderada intensidad. En Life, seguimos día a día estos estudios y aprendemos constantemente de ellos, con lo que podemos aconsejar la electroestimulación a personas de avanzada edad, ya que sus efectos están demostrados y son científicos.

“La idea general es que las adaptaciones inducidas por el entrenamiento frenan, al menos, las consecuencias fisiológicas del envejecimiento” (JL Chicharro).

Otro de los artículos de Fisiología del Ejercicio señala que la pérdida de masa muscular con el avance de la edad se relaciona con el descenso de la fuerza y la capacidad funcional. En este momento es de un alto interés de la comunidad científica como lograr de la manera más eficaz frenar ese deterioro fisiológico.

Conclusión: haz como Jose María y no te quedes parado. Hacer ejercicio en edad avanzada mejora la capacidad funcional y evita la pérdida de la masa muscular.

¡Vive #GoodLife!

 

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *