Mi primer triatlón. ¡Empezamos!

Hoy entramos en materia.

¿Cómo se organiza mi entrenamiento?

En primer lugar, hemos de tener en cuenta que contamos con muy poco tiempo para preparar la prueba, por esto se realizan modificaciones de lo que sería una “preparación de libro” de triatlón. Cada persona es diferente; realizar un análisis del atleta es interesante para obtener datos sobre él/ella. Su estado físico, el tipo de vida que lleva, el tiempo disponible, el trabajo, la alimentación… cualquier dato es importante para adaptar el entrenamiento, siendo consecuentes con las posibilidades del resultado.

En segundo lugar, el triatlón que estoy preparando es el Triatlón de la Mujer, (350m natación, 10km ciclismo y 2,5km de carrera) también conocido como triatlón supersprint. Esto identifica la prueba cómo de aeróbica, pero, la tensión muscular es muy elevada en cada disciplina, ya que las distancias son cortas. Por esto, el trabajo de potencia está muy presente en mi entrenamiento. Este se basa en alta intensidad, periodos cortos de tiempo. 

Tengo la suerte de contar con un equipo de entrenadores de Life, conocedores de las disciplinas. Manolo se encarga de coordinar, prepararme para la carrera a pie y las transiciones, siempre teniendo en cuenta a Fran, el experto en ciclismo de Life. Y a Javi, nuestro especialista en natación, que me exige mucho a nivel técnico, quizá, porque es la disciplina que menos domino. Así pues, y teniendo en cuenta que ya tengo una base aeróbica buena (llevo todo el año entrenando carrera a pie en distancias medias), empezamos a mitad junio con el reto, con 2 semanas de adaptación técnica en bicicleta y en natación. Luego empezamos a entrenar potencia aeróbica en las tres disciplinas.

El principal recurso que utilizan los entrenadores es el HIIT (High Intensity Interval Training), ya que es un sistema de entrenamiento que se adapta mucho al tipo de prueba, al tiempo del que dispongo, y a la pérdida de peso que necesito.

Os cuento un poco más: un HIIT es un entrenamiento interválico de alta intensidad:

 Aumentar la capacidad del cuerpo de transportar oxígeno (VO2máx).

 Trabajar sobre esfuerzos máximos o de intensidad cercana al VO2máx.

 Realizar en cortos periodos de tiempo, tanto de actividad como de pausa/descanso.

 Realizar sobre ejercicios cíclicos y con altas frecuencia de repetición de un mismo

movimiento, como nadar, correr y pedalear.

 Favorecer la quema de grasas en mayor proporción y mantener nuestro metabolismo

activo durante más tiempo.

Gibala, M. J., Little, J. P., MacDonald, M. J. i Hawley, J. A. (2012) afirman que todo esto hace que se estimule al organismo y se produzca un reordenamiento fisiológico comparable con el entrenamiento contínuo de intensidad moderada, pero requiriendo una menor cantidad de tiempo y volumen, es decir, reduciendo el ejercicio total. Además, este tipo de entrenamiento suele ser más agradable para aquel que lo practica, en comparación con un entrenamiento de resistencia tradicional.

Así estoy mejorando mi capacidad de realizar esfuerzos intensos de corta duración, aumentando mi potencia, perdiendo peso, y muy importante, me deja tiempo para realizar el resto de actividades de mi vida diaria.

Realizamos diversos test, de manera que podamos controlar las velocidades de entrenamiento en cada disciplina según mis máximos.

Este es un ejemplo de HIIT sobre uno de mis entrenamientos de bici:

cuadro esther

Escrito por: Esther Soler, entrenadora de Life.

Referencias bibliográficas:

Gibala, M. J., Little, J. P., MacDonald, M. J. i Hawley, J. A. (2012). Physiological adaptations to

low‐volume, high‐intensity interval training in health and disease. The Journal of

physiology, 590(5), 1077-1084.

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *