La natación, mi handicap en triatlón

La natación: primera disciplina del triatlón y primeras dificultades.

El agua no es mi medio, yo soy chica de tierra; y si antes no me había atrevido a competir en triatlón era por miedo hacia este segmento del mismo.

Nunca he nadado a gusto, siempre por obligación, y cuando era pequeña solo aprendí lo básico. Por esto, mi técnica, que es probablemente lo más importante en natación, no es muy buena.

Aún así, llevo desde los 16 años entrenando natación intermitentemente, ya que hasta el año pasado trabajaba de socorrista en verano, y debía nadar para pasar pruebas físicas y realizar bien el trabajo.

En resumen, en el agua me aprovecho mucho de mi fuerza, fijándome poco en la técnica, y fatigándome, por lo tanto, mucho antes. Esto, en el triatlón, no me lo puedo permitir, ya que la eficiencia energética es muy importante (después de nadar, aún queda ciclismo y carrera).

En este sentido, con Javi, el experto en natación de Life, empezamos con una adaptación de nuevo al agua, practicando mucho la técnica, e incluyendo poco a poco series de potencia. Estamos entrenando muy bien, porque cada vez me siento más cómoda en el agua, y me doy cuenta de que mis tiempos son mejores si me concentro en nadar con eficiencia.

Por otra parte, respecto a la natación y a la línea de salida en el triatlón, tengo diversos bloqueos psicológicos. Éstos los estoy trabajando con Leti, la psicóloga de Life.

Mi primer problema con la natación surge con el reloj, es decir, los entrenamientos con tiempos marcados y los tests. En estas situaciones me bloqueo, no me siento competente en el agua. Todo en mi cabeza son pensamientos negativos que acaban obligándome a parar y abandonar, y en el caso de que termine, el tiempo es pésimo y la sensación de fatiga exagerada.

Mi segundo problema es la primera parte del triatlón. No me gusta que me toquen mientras nado, y me pongo nerviosa cuando pienso en la aglomeración de la salida y de la natación.

En ambos casos la solución la encontramos cambiando la manera de enfrentarme a estas situaciones. Estoy practicando la visualización pre-competición y pre-test, la transformación de pensamientos bloqueadores en aquellos que me motivan y me animan a seguir. Leti me ha explicado que cuantas más veces te enfrentas a una situación que te crea ansiedad, más desciende su nivel y pierdes el miedo poco a poco. Así pues, estoy empezando a entrenar en natación con reloj y a realizar muchos test, tratando de centrar mi mente en la técnica y en sacar todo lo positivo de la situación que me rodea.

Tan importante es controlar el cuerpo, como la mente, y en Life E-fitness House lo sabemos. Estos meses estoy aprendiendo, que si mi cabeza es positiva los entrenamientos son doblemente eficaces, y lo mismo es aplicable a todo aquel que tenga un reto, ya sea competir, adelgazar o recuperarse de una lesión.

Escrito por Esther Soler, entrenadora de Life.

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *