La importancia del agua durante nuestros entrenamientos

Todos somos conscientes de que necesitamos agua para poder vivir. Pero, ¿hasta qué punto estamos concienciados? Porque dicen que hay que beber 2 litros de agua al día, y aunque sea un elemento súper esencial para nuestra existencia, muy poca gente bebe la cantidad de agua recomendada. Curioso, ¿no?

El agua. Ese tesoro líquido que cuando tienes sed es lo que más sacia. Ese privilegio que no todo el mundo puede gastar cuando se le antoje.

agua

Durante nuestra edad adulta somos un 60% agua.

Hay momentos en los que es muy importante mantenerse hidratado y muchos no lo hacen. Y es en el deporte. En nuestra niñez somos un 70% agua y, al crecer, este porcentaje varía convirtiéndose en el 60%. Cuando practicamos algún deporte, nuestros niveles de agua y sales minerales bajan mediante la sudoración. Es por eso que recomiendan la ingesta de líquidos durante el entrenamiento. De ese modo los músculos se mantienen oxigenados, recuperas una parte de las sales minerales perdidas  y evitas posibles mareos o síntomas que pudieran ser provocados por la falta de éstas. Y nuestro entrenamiento resultará más efectivo.

El agua cumple con funciones esenciales para nuestro organismo:

  1. Limpia los riñones de sustancias tóxicas y toxinas que, aunque no lo veamos, se encuentran en un montón de productos que consumimos.
  2. Aporta alimento y oxígeno a nuestras células.
  3. Regula la temperatura de nuestro cuerpo.
  4. Hidrata no sólo órganos internos, sino también externos como la piel.
  5. Oxigena nuestro cerebro.
  6. Sacia.
  7. ¿Qué más necesitamos para llevar siempre una botella en la mochila o bolso?

Necesitamos beber antes, durante y después del ejercicio.

Decir que hay que beber agua no significa que te obsesiones y te “encharques” a la mínima. Hablamos de escuchar al cuerpo y mantenerlo hidratado.

agua

¿Sabías que hay gente a la que no le gusta el agua?

Les parece insípida, y a algunos les parece vomitiva si no está fría. Pues hay varias alternativas a recurrir, en vez de a bebidas isotónicas -que recomendamos sólo si haces ejercicios de alta intensidad durante una periodo largo de tiempo- o zumos cargados de azúcares. Hablamos de las famosas aguas saborizantes.

Es tan fácil como añadirle a tu botella de agua trozos de fruta natural. Eso te aportará cierto sabor y vitaminas. ¡Ojo! Si es casera mucho mejor.

agua

¡BEBAMOS Y VIVAMOS! Y MUCHO, ¡MUCHO DEPORTE!

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *