4 cosas que tienes que saber antes de empezar una dieta

¿Por qué nos cuesta tanto ponernos a dieta? El simple hecho de oír, pensar o decir la palabra dieta, nos crea reacciones fundamentalmente de rechazo y nos pone los pelos de punta. ¡Qué rollo!

Psicológicamente implica decirme y decirle al mundo… ¡¡toca mi época de castigo!! Y digo época, porque suele ser en estos casos cuando no asociamos comer sano y equilibrado a un hábito, sino a periodos de restricción. Tras bacanales ingestas o simplemente haberme dejado llevar por lo que me apetecía o haberme “comido mis emociones”.

Ahí van algunas recomendaciones si estás pensado en ponerte a dieta:

1. Lo más difícil al empezar es cambiar nuestros hábitos y creencias. Los hábitos son las cosas a las que estamos acostumbrados, como saltarnos comidas, comer a deshoras, no desayunar… que afectan directamente a nuestro metabolismo. Pero también, las creencias y el valor emocional, juegan un papel muy importante. Pensar que las dietas son restricciones, comer más dulces cuando estamos tristes y otras asociaciones que hacemos en nuestra vida son difíciles de romper.

2. Es importante pararme y hacer algún ejercicio de autoconocimiento ¿En qué momento estoy? ¿Cuáles son mis objetivos reales? La mayoría de las personas tenemos unos objetivos/deseos con los que comparar nuestro cuerpo.

¿Quién no ha pensado alguna vez: ” Si adelgazara cuatro kilos estaría perfecta”… “Si mi culo fuera menos voluminosos tendría mejor cuerpo” Es importante tomar conciencia y saber que la pérdida de peso no lleva implícitamente asociada la felicidad. La mayoría de veces las dietas fracasan porque creemos que, al adelgazar, las cosas mejorarán y que nos sentiremos más felices, generando así unas expectativas altas e irrealistas, que generan frustración y malestar si al adelgazar no consigo la aceptación, o no cambian aspectos de mi vida que creía que mejorarían al perder peso.

El verdadero problema muchas veces, no lo encontramos en los números de la báscula si no en nuestra cabeza.

3. Detecta lo que piensas y cambia los pensamientos que te limiten. Muchas veces nuestra cabeza se convierte en nuestra enemiga. Pensar “no volveré a comer lo me gusta”, “nunca voy a adelgazar”, “voy a pasar hambre”, “nunca termino una dieta”… Estos son ejemplos de pensamientos negativos que acaban haciéndonos probablemente abandonar por el estado emocional que nos provocan. Ejemplo: A todos nos ha pasado tener un examen importante o una entrevista de trabajo. Si ante esta situación comienzo a pensar “no voy a aprobar seguro”, “me voy a poner nerviosa y si me pongo nerviosas me bloqueo” etc… Esta clase de pensamientos son irracionales y por lo tanto limitantes que provocarán una emoción que no me ayudará a conseguir mi objetivo…

4. Detecta y elimina las palabras negativas. ¡Piensa en positivo! El significado que atribuimos a las palabras afectan a nuestro estado de ánimo porque los pensamientos inevitablemente generan emociones. Cuando pensamos “Tengo que perder cinco kilos” ”Debo adelgazar”… son pensamientos exigentes y desesperanzadores y nos crean emociones como ansiedad, angustia e impaciencia. Sin embargo, si utilizamos palabras y frases como “Quiero conseguir el cuerpo que me gusta “voy a aprender a comer sano y cuidarme”, las emociones que conllevan no son desagradables ni tan angustiosas y más probablemente me ayuden a conseguir mi objetivo, al fin y al cabo se trata de pensar de manera racional, atacando a los pensamientos negativos automáticos que me bloquean y no me ayudan a alcanzar mis metas.

Ya se trate de una dieta o adoptar hábitos saludables, el resultado de casi todo lo que no nos proponemos las personas y que depende de nosotros se basa en la actitud que adoptemos y las expectativas realistas que generemos. Por tanto lo que pensamos condiciona lo que sentimos y lo que hacemos.

Te habrás dado cuenta de que la psicología es muy muy importante para conseguir nuestros objetivos, ¿no?

Nosotros te animamos a que pruebes nuestro círculo de la salud en Life y que incluyas la psicología en tus rutinas. Te ayudará a empezar y/o mejorar tus hábitos diarios tanto de nutrición, como de entrenamiento.

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *